seguro todo riesgo

¿Qué coche es el adecuado para mí?

Te ayudamos a decidir y te mostramos cuándo, dónde y cómo puedes comprar el coche que más se adapta a ti. Con nuestros consejos, podrás encontrar el coche adecuado de forma rápida y sencilla.

 

Contenido:

  1. ¿Qué coche compro?
  2. ¿Dónde compro mi coche?
  3. ¿Cómo compro mi coche?
  4. ¿Cuándo compro mi coche?

 

¿Qué coche compro? 

Sabemos que adquirir el coche que te acompañará durante miles de kilómetros no es una decisión fácil. Sí, el precio es importante, pero no lo es todo. Por eso, te dejamos aquí varias cosas a tener en cuenta antes de comprar tu nuevo vehículo.

Precio: ¿coches nuevos o de segunda mano?

Es evidente que los coches nuevos tienen un precio más elevado que los de segunda mano. Además, la pérdida de valor también es mayor: después de un año, el coche solo vale las tres cuartas partes del precio. Por otro lado, un coche nuevo tiene la garantía del fabricante, mayor seguridad y está actualizado con la última tecnología. Un coche de segunda mano semi-nuevo también puede ser una buena opción, en vez de un coche nuevo. De esta forma, te ahorrarías el coste de depreciación tan elevado de los primeros años, pero te beneficiarías de una equipación actualizada.

Incluso aunque el consumo de combustible, el riesgo de reparación y el seguro suelen ser más altos en un coche usado, el resultado final seguirá siendo más barato que un coche nuevo. No obstante, algo a tener en cuenta cuando vayas a comprar un coche de segunda mano, es asegurarte de no tener que pagar pronto el coste de la ITV o la revisión.

Coste de mantenimiento: ¿cuánto quieres pagar por mes?

Son muchos los criterios que influyen en el coste de mantenimiento de un coche:

  • Combustible: el diésel es más barato que la gasolina. Sin embargo, los coches de gasolina suelen ser más baratos, tiene una tasa de impuestos menor y los seguros son más económicos. Por lo tanto, nuestro consejo sería el siguiente: cuanto más pequeño sea el coche y cuantos menos kilómetros conduzcas, más valdrá la pena un motor de gasolina.
  • Seguro de coche: criterios como el tipo de vehículo, los años sin siniestros el grupo de conductores o el año de matriculación son algunos datos que pueden influir en el precio del seguro. El seguro de responsabilidad civil del automóvil es obligatorio por ley, el seguro a terceros o el seguro a todo riesgo es voluntario. Aquí vale la pena averiguar más sobre qué seguro te conviene más y comparar las opciones de las diferentes compañías de seguros.
  • Impuesto sobre los vehículos de motor: cuanto más contaminante es un coche, mayor es el impuesto sobre los vehículos de motor que tendrá asignado. Este impuesto es más elevado generalmente para los vehículos diésel, un poco menor para los de gasolina y casi inexistente para los eléctricos.
  • Valor de depreciación: es particularmente alta para los coches nuevos, alrededor del 25% en el primer año. Después de este año, el valor va disminuyendo entre un 5 y un 6 por ciento por año.
  • Mantenimiento: los coches tienen que pasar la ITV cada dos años, que generalmente cuesta unos 35 euros. El cambio de aceite anual suele tener un coste de hasta 100 euros. Otros gastos de mantenimiento a tener en cuenta son los filtros, las piezas de desgaste que deben reemplazarse con el tiempo o los daños estéticos

¿Qué coche es el adecuado para mí?

Una vez que hayas establecido un posible presupuesto, el siguiente paso es valorar qué necesitas de tu coche.

1. ¿Para qué usarías el coche?

  • ¿Cuántas plazas y cuánto espacio de transporte necesitas?
  • ¿Conduces distancias cortas en la ciudad o largas distancias en la autopista?
  • ¿Prefieres conducir con el techo abierto en verano o por carreteras de montaña nevadas en invierno?
  • ¿Conduces mucho por la ciudad? Un vehículo más pequeño facilitará la búsqueda de un lugar para estacionar

2. ¿Qué equipamiento es importante para ti?

  • ¿Necesitas un sistema de navegación, una radio, un enganche de remolque, una baca, control de crucero, una cámara de marcha atrás, aire acondicionado o incluso un volante con calefacción? Hay una selección de extras opcionales muy amplia.
  • ¿Cuánto valoras la seguridad y la comodidad? Los coches más nuevos suelen estar mejor equipados. ABS, ESP, airbags, a menudo también asistentes de frenado de emergencia y asistentes de estacionamiento.
  • ¿Cuánta potencia necesitas que tenga tu coche? ¿Cuántos caballos de fuerza debería tener?
  • ¿Cuál es la edad máxima que puede tener el coche?
  • ¿Es para ti un requisito determinante un color o un determinado fabricante?

3. ¿Qué valoras especialmente?

  • ¿Estás buscando un coche que tenga una buena relación calidad-precio?
  • ¿Le das mucha importancia al respeto del medio ambiente?
  • ¿Es la experiencia de conducción lo más importante para ti?
  • ¿Es el coche un símbolo de estatus para ti?

El tipo de vehículo que mejor se adapta a ti:

  • Los coches pequeños y los micro-coches suelen ser los más baratos, tanto en precio de compra como de mantenimiento. Son muy adecuados para distancias cortas en la ciudad, porque también caben en espacios de estacionamiento reducidos. Eso sí, solo están equipados con lo esencial, no alcanzan una velocidad especialmente elevada y no siempre garantizan una granseguridad. (Ejemplo: Fiat 500 o VW Polo).
  • Los sedanes y los coches compactos se encuentran en un punto intermedio entre los coches pequeños y medianos. Son asequibles, la comodidad de conducción y el espacio son buenos, pero no suficientes para una familia numerosa o para el transporte. (Ejemplo: VW Golf o BMW Serie 3).
  • Una berlina es un automóvil de rango medio con mucho espacio de almacenamiento y equipo cómodo. Por lo general, tiene de cuatro a siete asientos y es muy popular entre familias y viajeros. Sin embargo, el consumo de combustible es mayor. (Ejemplo: VW Passat o Audi Avant).
  • Un monovolumen a menudo tiene espacio para hasta nueve personas. Por lo tanto, es ideal para transportes, familias numerosas y mucho equipaje. Por supuesto, aquí el consumo es mucho mayor y la visibilidad en todos los sentidos es peor. (Ejemplo: VW Touran o Ford Galaxy)
  • Si bien un SUV es un vehículo todoterreno, está más adaptado para el uso en carreteras pavimentadas de la ciudad. Es grande, muy confortable, pero normalmente el precio es más elevado que los tipos anteriores. (Ejemplo: BMW X3 o VW Tiguan).
  • A diferencia del SUV, un todoterreno tiene tracción en las cuatro ruedas. Puede circular sobre arena, barro y todoterreno sin problemas, pero también suele ser más caro. (Ejemplo: Porsche Cayenne o Nissan Qashqai).
  • Un coupe es un coche pequeño y deportivo que concede gran importancia al placer de conducir y al diseño. Tienen un motor muy potente y esto implica, además de un alto precio, que normalmente solo hay espacio para dos personas. (Ejemplo: Nissan 350Z o Mitsubishi Eclipse).
  • Un descapotable tiene el techo abierto y, por lo general, es ágil, estético y compacto, muy popular para los viajes de verano. La mayoría de las veces, la compra, el consumo y los impuestos son muy altos, y aquí también suele haber lugar para dos personas. (Ejemplo: Opel Astra Cabrio o Mercedes SLK).
  • Un vehículo híbrido tiene un motor eléctrico y un motor de combustión interna. Por tanto, utiliza mucha menos gasolina, es más silencioso y más respetuoso con el medio ambiente. Los costes de adquisición siguen siendo elevados. (Ejemplo: Toyota Prius o Mercedes S 400 Hybrid).
Coche eléctrico
Elige el coche que mejor se adapte a tus necesidades

¿Dónde compro mi coche? 

Puedes comprar un coche de segunda mano a un particular o en un distribuidor. Ambos tienen ventajas y desventajas.

Comprar a un particular:

Los vendedores privados suelen tener los precios más baratos; su objetivo no es necesariamente obtener el mayor beneficio posible.

Puedes encontrar muchas ofertas en Internet. Sin embargo, debes tener en cuenta que con una compra a un particular, no obtienes garantía, por lo que tendrías que asumir el riesgo en caso de que el coche venga con desperfectos en el funcionamiento. Por eso, si te decides a comprar un coche a un particular, debes tener mucho cuidado y lo mejor es llevar a un profesional contigo.

Comprar a través de un distribuidor:

Los coches de un concesionario siempre son revisados ​​profesionalmente y, si es necesario, reparados. Normalmente, el distribuidor asegura que el vehículo esté en buenas condiciones porque están obligados a responsabilizarse por los defectos materiales. Además, por lo general, tienen una garantía de 12 meses en cuanto a algunos defectos mecánicos.

Los concesionarios suelen dar la opción de cambiar tu coche actual por uno que tengan en venta. Al hacerlo de esta forma, te descuentan el importe del valor de tu coche actual. De esta forma, puedes comprar el nuevo coche a mejor precio. Aun así, como ya hemos dicho anteriormente, el nivel de precios suele ser significativamente más alto que el de los vendedores privados.

 

¿Cómo compro mi coche? 

Como comprador, tienes hasta tres opciones para pagar tu coche, e incluso puedes comprarlo sin una licencia de conducir.

Efectivo, financiación o renting:

Puedes ahorrar más con el pago en efectivo. No habrá costes adicionales e incluso puedes beneficiarte de descuentos. Pero es cierto que a veces el importe a pagar es un gasto puntual muy elevado.

Para muchas personas, la financiación es la mejor opción: paga tu coche a plazos mediante un préstamo. Normalmente esta opción incluye el abono de intereses según el importe financiado y la entidad que proporciona la financiación. Para este tipo de préstamos generalmente hay que justificar un mínimo de ingresos para acreditar la solvencia.

Con el renting, esencialmente estás “alquilando” un coche. Esto es especialmente útil para los empresarios y las empresas. Porque se pueden deducir la tasa de arrendamiento como gasto comercial, tener tasas mensuales relativamente bajas y, a menudo, tener nuevos modelos de coche. Sin embargo, normalmente estás atado a contratos plurianuales, tienes un límite de kilometraje (si conduces más, tienes que pagar un extra) y tienes que cuidar muy bien del coche.

Carnet de conducir y edad:

Puedes comprar un coche en España a partir de los 18 años. Incluso puedes comprar un coche siendo menor de edad con el consentimiento de tu tutor legal. Por otro lado, para comprar un coche, no necesitas el carnet de conducir pero ten en cuenta que no podrías conducirlo.

 

¿Cuándo compro mi coche? 

Vale la pena comparar precios de vez en cuando y esperar al momento adecuado, si tienes la oportunidad. Los descapotables, por ejemplo, al ser un coche más demandado en verano; son más baratos en invierno.

Coches pequeños y semi-nuevos:

En los meses de otoño e invierno, los precios medios de los coches pequeños y semi-nuevos ​​suelen ser los más caros porque muchas personas quieren comprar un coche de invierno antes de la llegada del frío. A partir de febrero, los precios de los coches suelen bajar y alcanzan su punto más bajo en verano.

Coche nuevo:

Estas pautas son diferentes con los coches nuevos. La mayoría de los nuevos modelos llegan al mercado en primavera y otoño; la demanda aquí es muy alta. En invierno, la demanda es menor debido al mayor riesgo de accidentes y mayores cargas de material. Especialmente en diciembre, cuando se gasta mucho dinero en regalos de Navidad y facturas pendientes, la demanda de coches cae y puedes beneficiarte de precios más bajos.

 

¡Elige el coche que mejor se adapte a ti y protégelo con Allianz Direct!

¿Ya encontraste el coche de tus sueños?

Ahora es el momento de buscarle un seguro. Descubre la mejor opción para tu nuevo coche.

Calcula tu seguro
Hombre y mujer en el coche